Perspectivas y muérdagos escondidos

  • Literario

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our Cookie Policy.

  • Perspectivas y muérdagos escondidos

    Odio estas fechas. Hace frío, viento, llueve, y la gente muestra sus sonrisas a los demás. Sonrisas falsas en las que sus ojos no sonríen.

    Pero lo que más odio es la fiesta.

    Todo el mundo está festejando. ¿Pero qué se supone que celebran? ¿Por el pasado año? ¿Por lo que ha sucedido? Nada bueno ha sucedido: guerras, muerte, sufrimiento, pérdidas, destrucción. Muchas personas dormirán esta noche en la fría losa del suelo. Otras estarán esperando el regreso de las que no volverán. Y otras ni siquiera comerán…

    No los entiendo. No entiendo porqué aquella chica al otro lado de la calle está gritando y festejando mientras los demás tiran fuegos artificiales. Sólo es un día más de este decadente y repugnante mundo. ¿Por qué no lo están viendo? ¿Por qué se ciegan con esta cortina de humo?

    Me arrebujo un poco en mi abrigo, hace mucho frío. Un par de ancianas me dirigen una mirada inquisitiva, pero las ignoro.

    Los envidio por su felicidad, aunque fingida y temporal. Envidio que sean capaces de actuar así, como si nada sucediese. A sus vidas despreocupadas.

    Para mí eso es imposible cuanto todos ellos murieron en estos días…

    Reconozco una figura de pelo desmelenado entre la multitud, y que también está divirtiéndose: bajo mi capucha un poco y vuelvo a ocultarme entre la oscuridad de la pared.

    Ah… Ojalá yo significase algo para ti, una simple huérfana…

    Amor estúpido…

    ¡Ah, maldita sea! Se ha dado la vuelta y ha fijado sus ojos en mí: se ha dado cuenta de que le estaba observando.

    Me doy la vuelta, decidida a esconderme en alguna otra calle menos concurrida, y oigo a los segundos unos gritos de queja de parte de sus compañeros, lo que me informa de que les ha dejado de lado para perseguirme. Echo a correr, pero enseguida me alcanza.

    Maldito, tienes unas piernas demasiado largas:

    -¡Alicia! ¡Qué bien que te encuentro!

    Refunfuño:

    -¿Qué es lo que quieres? Lárgate con tus amigos guays y déjame en paz – le echo en cara, intentando zafarme de su agarre.

    -Ah, qué mala eres conmigo… – me responde, haciendo un puchero – Yo que necesito que hagas una cosa por mí…

    Suspiro, dándome por vencida:

    -¿El qué? – le pregunto de mala manera.

    No puedo evitar sonrojarme un poco al mirarle directamente a los ojos. Carlos, probablemente ajeno a este hecho, sonríe:

    -Cierra los ojos un momento.

    Le hago caso y cierro los ojos:

    -Ciérralos más…

    Le gruño, pero hago lo que me dice. Noto que se acerca un poco, pero no abro los ojos:

    -Sé que no te gustan estas cosas, pero… feliz año, Alicia.

    Y, contra todo pronóstico… Me besa.

    Cuando se separa de mí un poco lo miro, interrogante, preguntándome mentalmente si tengo que decirle algo porque va en serio, o pegarle por estar burlándose de mí. ¿Qué demonios ha sido eso?

    Como pasa un rato sin que yo diga nada, Carlos vuelve a hablar:

    -No me digas… que nunca te habías dado cuenta.

    Supongo que mi cara le responde, porque empieza a reírse de forma bastante sonora. Y, esta vez sí, le doy un puñetazo en el hombro. Pronto reacciona y deja de reírse:

    -¡Ay! ¡Para, fiera! Es sólo que, madre mía… todo el mundo sabía que me gustabas… y tú jamás te diste cuenta… Y ahora, – añade, adoptando una expresión bastante seria – algo más importante… ¿Yo te gusto?

    Soy incapaz de responder a algo así con palabras, así que simplemente afirmo con lentitud con la cabeza. Él vuelve a sonreír:

    -Genial… Entonces supongo que no te importa que haya hecho algo de trampa.

    Le miro, interrogante. Carlos simplemente dirige la mano hacia mi cabeza y, al volver a ponerla a mi vista… veo que sostiene un poco de muérdago entre sus dedos.
    ~ This world is beautiful, because everything is a lie. Because everything will die soon.
    The forest in which the leaves grow thickly, vividly.
    The warm light that shines down.
    The colorful flowers that bloom everywhere beneath a clear blue sky. All of this is a lie. ~